Niños y niñas tiernos y Fuertes

En la literatura infantil ya hay algunas niñas fuertes conocidas. Podemos empezar con la más famosa, Pippi, y seguir con Ana de las Tejas Verdes.

 

Parece que nuestra sociedad acepta, por fin, a las chicas fuertes, ¿pero qué pasa con los niños dulces y tiernos?

 

En los años 60 y 70 nacieron algunos niños tiernos en la literatura nórdica; niños que tenían miedos, que lloraban, mostraban sus emociones y no se avergonzaban de ello.

 

Uno de los más conocidos es Lilla Spöket Laban (El pequeño fantasma Laban), un niño fantasma que tiene miedo a la oscuridad y prefiere jugar antes que asustar a la gente. Han pasado ya 50 años desde que nació Lilla Spöket Laban, pero sigue siendo muy popular.

 

Otro icono de la ternura masculina es Alfons Åberg (Alfonso). Alfons tiene un modelo excelente en su padre soltero que cuida de él y de la casa sin una mujer a su lado. A Alfons no le gusta pegar, y uno de sus mejores amigos es una niña, Milla. A veces tiene que defender su amistad con ella frente a otros chicos.

 

Y por supuesto no podemos olvidar a Moomin, uno de los "niños" más dulces y tiernos.


Los últimos años hemos visto una ola de libros sobre niños que no solo son aventureros, bomberos o futbolistas; ahora hay niños que juegan con Barbies (Kenta y los Barbies), niños que llevan vestido (El vestido de Konrad)y niños tan tiernos como una flor (El niño flor).

 

Vemos que las cosas están cambiando, poco a poco, y esperemos que un día todos los niños y niñas puedan ser fuertes y tiernos a la vez. Pensamos que una manera buena de lograrlo es darles libros que no tengan miedo a hablar de todos los sentimientos. Como en nuestro primer libro, "¿Por qué llora el papá?"; en él,  Astrid y Omar saben muy bien que estar triste o ser valiente, es algo que puede pasar a todos; a niños y niñas, e incluso a papás.


Escribir comentario

Comentarios: 0